¡¡Hagamos historia juntas!! Inscríbete en el GRAN FONDO BIKE GIRLS ¡¡Hagamos historia juntas!! Inscríbete en el GRAN FONDO BIKE GIRLS

0 comentarios / Publicado en por BikeGirlsColombia Admin

Seis infaltables a la hora de rodar

¿Decidiste empezar a montar? Nos encanta que hayas encontrado la ruta hacia un nuevo estilo de vida, sabemos que de ahora en adelante no vas a parar. A continuación, te dejamos una guía con los elementos que no puedes olvidar en las rodadas y lo que debes verificar antes de arrancar, siguiéndola podrás disfrutar de una experiencia segura.

  1. Casco:
    Proteger tu cabeza es lo más importante. Acomoda el casco de forma recta, por encima de las cejas, y abróchalo asegurándote que te cubra la parte trasera. Deja dos dedos entre la correa y el mentón para que estés cómoda. El casco varía según el tipo de bicicleta que tengas, para saber cuál debes elegir haz clic aquí.
  2. Gafas:
    Este elemento tiene muchas funciones: te cuida de los rayos UV, de los elementos del ambiente como ramas o mugre, y en caso de una caída. Cuando vayas a comprar las tuyas escoge un diseño que se adapte a tu cara y que cubra bien los ojos. Al momento de usarlas, siempre que sea posible, póntelas por fuera del ajuste del casco.
  3. Guantes:
    Te permiten agarrar el manubrio con firmeza, te protegen de elementos que pueden lastimarte en la ruta y de heridas en el caso de una caída. Recuerda que deben ser cortos si montas ruta y largos si lo tuyo es la montaña.
  4. Mochila de hidratación, termo o caramañola:
    La mochila de hidratación, es un tipo de morral pequeño que permite cargar líquidos en su interior y tiene un pitillo que te permite beber sin necesidad de abrirlo. Además, cuenta con espacio para que guardes cualquier otra cosa que necesites como alimentos o protección solar. Si vas a rodar en montaña esta mochila de hidratación es el artículo ideal, pero si vas a hacerlo en ruta es mejor que lleves un termo o caramañola que puedes transportar en un soporte pegado de la barra de tu bicicleta. Si quieres saber cómo agarrar la caramañola sin dejar de pedalear, haz clic aquí.
  5. Luces y elementos reflectivos:
    El ciclismo es un deporte que requiere de tu atención y de la de los que te rodean, por eso es indispensable que todo el tiempo seas visible. Siempre debes llevar una luz blanca en la parte de adelante y una roja en la parte de atrás y en las noches reforzarlas con elementos reflectivos tanto en tu vestimenta como en la bicicleta.
  6. Kit de herramientas:
    Para que las pinchadas no sean un problema carga siempre contigo lo siguiente: un neumático para la llanta, palancas o llaves para retirar la llanta de la bicicleta, parches y un inflador. Esto puedes llevarlo en un pequeño bolso que se ajuste al marco de tu bicicleta o en un tarro en los bolsillos de tu traje.

Antes de arrancar revisa:
Llantas: verifica su buen estado, es decir, que no tengan abolladuras, desperfectos o huecos. Si tu bicicleta es de ruta confirma que las llantas tengan una presión de entre 100 y 120 libras, si es de montaña deben tener entre 15 y 18 libras. Haz click aquí para ampliar la información.

Frenos: revisa que estén ajustados, que no tengan ninguna oxidación y que tanto los de adelante como los de atrás funcionen. Si son de disco asegúrate que los rotores o discos no tengan ningún elemento que les impida girar y que las pastillas no estén gastadas. Si, en cambio, tienes frenos de zapatas o V-Breaks verifica que las partes no estén muy usadas y que agarren bien la llanta. Para ver más haz clic aquí.

Cadena: el correcto funcionamiento de la cadena depende de su lubricación. Antes de arrancar fíjate que los eslabones estén lo suficientemente engrasados y que no haya partes rígidas ni oxidadas.

¿Decidiste empezar a montar? Nos encanta que hayas encontrado la ruta hacia un nuevo estilo de vida, sabemos que de ahora en adelante no vas a parar. A continuación, te dejamos una guía con los elementos que no puedes olvidar en las rodadas y lo que debes verificar antes de arrancar, siguiéndola podrás disfrutar de una experiencia segura.

  1. Casco:
    Proteger tu cabeza es lo más importante. Acomoda el casco de forma recta, por encima de las cejas, y abróchalo asegurándote que te cubra la parte trasera. Deja dos dedos entre la correa y el mentón para que estés cómoda. El casco varía según el tipo de bicicleta que tengas, para saber cuál debes elegir haz clic aquí.
  2. Gafas:
    Este elemento tiene muchas funciones: te cuida de los rayos UV, de los elementos del ambiente como ramas o mugre, y en caso de una caída. Cuando vayas a comprar las tuyas escoge un diseño que se adapte a tu cara y que cubra bien los ojos. Al momento de usarlas, siempre que sea posible, póntelas por fuera del ajuste del casco.
  3. Guantes:
    Te permiten agarrar el manubrio con firmeza, te protegen de elementos que pueden lastimarte en la ruta y de heridas en el caso de una caída. Recuerda que deben ser cortos si montas ruta y largos si lo tuyo es la montaña.
  4. Mochila de hidratación, termo o caramañola:
    La mochila de hidratación, es un tipo de morral pequeño que permite cargar líquidos en su interior y tiene un pitillo que te permite beber sin necesidad de abrirlo. Además, cuenta con espacio para que guardes cualquier otra cosa que necesites como alimentos o protección solar. Si vas a rodar en montaña esta mochila de hidratación es el artículo ideal, pero si vas a hacerlo en ruta es mejor que lleves un termo o caramañola que puedes transportar en un soporte pegado de la barra de tu bicicleta. Si quieres saber cómo agarrar la caramañola sin dejar de pedalear, haz clic aquí.
  5. Luces y elementos reflectivos:
    El ciclismo es un deporte que requiere de tu atención y de la de los que te rodean, por eso es indispensable que todo el tiempo seas visible. Siempre debes llevar una luz blanca en la parte de adelante y una roja en la parte de atrás y en las noches reforzarlas con elementos reflectivos tanto en tu vestimenta como en la bicicleta.
  6. Kit de herramientas:
    Para que las pinchadas no sean un problema carga siempre contigo lo siguiente: un neumático para la llanta, palancas o llaves para retirar la llanta de la bicicleta, parches y un inflador. Esto puedes llevarlo en un pequeño bolso que se ajuste al marco de tu bicicleta o en un tarro en los bolsillos de tu traje.

Antes de arrancar revisa:
Llantas: verifica su buen estado, es decir, que no tengan abolladuras, desperfectos o huecos. Si tu bicicleta es de ruta confirma que las llantas tengan una presión de entre 100 y 120 libras, si es de montaña deben tener entre 15 y 18 libras. Haz click aquí para ampliar la información.

Frenos: revisa que estén ajustados, que no tengan ninguna oxidación y que tanto los de adelante como los de atrás funcionen. Si son de disco asegúrate que los rotores o discos no tengan ningún elemento que les impida girar y que las pastillas no estén gastadas. Si, en cambio, tienes frenos de zapatas o V-Breaks verifica que las partes no estén muy usadas y que agarren bien la llanta. Para ver más haz clic aquí.

Cadena: el correcto funcionamiento de la cadena depende de su lubricación. Antes de arrancar fíjate que los eslabones estén lo suficientemente engrasados y que no haya partes rígidas ni oxidadas.

0 comentarios

Deja un comentario

Todos los comentarios del Blog son revisados antes de publicarse